¿Y que hago con las fotos?

No voy a descubrirte nada nuevo si te cuento que en cada viaje hacemos mas fotos, de mas resolución e incluso añadimos vídeos. No nos conformamos con la máquina, réflex como buen fotoadicto, ahora también acarreamos una pequeña cámara sumergible, y una action cam para filmar nuestras aventuras. Y por si no fuera suficiente hemos añadido un drone al equipo para poder fotografiar el paisaje desde el aire!

Y surge el problema ¿qué hago con las fotos?

En nuestro caso hemos pasado por distintas etapas, cada una considerando que habíamos encontrado la solución definitiva al manejo de los archivos de imagen generados mientras andamos de un lugar a otro. Y cada vez hemos concluido que el sistema no era El Sistema.

Y vuelta a empezar.

A continuación os dejo los distintos gadgets que hemos ido usando, sus ventajas e inconvenientes y el último sistema es el que vamos a probar en el próximo viaje.

Muuuchas tarjetas

Esta es la primera opción y sigue siendo muy buena para pequeños viajes y excursiones, sobretodo si disponer de suministro eléctrico es complicado.

Como consejo, llévalas siempre comprobadas y formateadas desde casa, no hay mayor decepción que comprobar que una tarjeta no funciona o que tiene fotos que no sabes si las tienes o no archivadas y las puedes borrar. Lleva siempre un buen estuche para protegerlas del polvo y la humedad. Y a ser posible ¡numéralas!

La cámara y un portátil pequeño

Cuando salieron los mini-portátiles de bajo precio (y bajas prestaciones) pensamos que ya teníamos solucionado el tema. La cámara un cable USB de conexión y este portátil barato y pequeñito que nos pareció el summum de la modernidad.

Y además nos permitía llevar la información necesaria para el viaje en formato digital y conectarnos a Internet!

El equipo lo formaba:

  1. La cámara: esto siempre!
  2. Cable de conexión USB
  3. Mini-portatil y su correspondiente cargador
  4. Un cable de red por si podíamos conectarnos a Internet 

Ahora puede parecer mentira pero el peso del equipo (sin contar la cámara) era de mas de 2,5 Kg, la pantalla del portátil de poquísima resolución no nos permitía leer una página web con un mínimo de ergonomía, no digamos leer los archivos informativos y alguna guía digital que habíamos encontrado.

Y el disco duro del portátil se lleno a mitad de viaje y ya nos veis, buscando un café Internet donde permitieran grabar DVD y liberar espacio en las tarjetas.
No, para el próximo viaje teníamos que encontrar un sistema mejor

La cámara, un portátil, lector de tarjetas y un disco duro

Sin duda esta opción es la mejor!

…. si no te importa llevar el portátil bueno a un viaje de aventura
…. si siempre tienes suministro eléctrico
…. si dispones de un sitio adecuado para desplegar el equipo

Es el equipo que usamos sistemáticamente en viajes profesionales, de campo y en aquellos viajes cómodos en los que no tenemos restricción de equipaje ni problemas por exceso de polvo.

La cámara, una tableta, un disco duro, un lector de tarjetas y muchas dificultades

En los últimos años la tableta se ha convertido en un complemento de viaje imprescindible. Su versatilidad nos ha hecho altamente dependientes de este pequeño artilugio que nos permite:

  • Tener un dispositivo con autonomía para todo el día y que solo necesita cargarlo durante la noche
  • Poder llevar toda la documentación del viaje en ella incluyendo guías y artículos científicos sobre los sitios que queremos visitar
  • Disponer de un sistema de posicionamiento geográfico con todos los mapas y rutas para hasta el viaje mas complicado y a sitios mas remotos (de esto hablaremos en otro post)
  • Tener música, juegos y películas para las tramos aburridos, cuantas películas he visto en los aviones y cuantos niveles de sudokus he pasado en ellos!
  • Conexión a Internet … siempre que haya WIFI

Así que, ¿no podemos usarla también como sistema para almacenar las fotos?

Puede parecer evidente, y tal vez fácil, pero no lo es! Para empezar hay que tener en cuenta que las tabletas solo disponen de un puerto USB que es a la vez de carga y de datos por lo que no se puede alimentar y conectar un disco a la vez. Pero la mayoría de discos duros necesitan mas potencia eléctrica de la que suministra la tableta por lo que se tiene que recurrir a un disco duro alimentado o bien a un cable especial que permite alimentar al disco estando conectado a la tableta.

Y con esto no es suficiente salvo que en tu cámara lleves tarjetas microSD que puedas insertar directamente en la tableta, porqué la mayoría de cámaras usan tarjetas SD, sin contar con las que usan Compact Flash (si, siguen existiendo), SmartMedia, … Así que en mi caso necesito un lector de tarjetas lo que implica añadir un hub USB alimentado, para poder conectar el disco duro. 

Y siguen las dificultades, ya que android no lee todos los sistemas de formato de discos, lo que implica descargar alguna app para poder leer los directorios de los discos y tarjetas. 

Y si consigues conectarlo todo, que se vean los sistemas y puedes empezar a descargar las tarjetas al disco duro, no esperes gran rapidez y cruza los dedos para no quedarte sin batería en la tableta (que no puede cargarse mientras estas usando el puerto usb como conexión de datos).

Resumen, no lo recomiendo en ningún caso. 

El disco duro con sistema de descarga integrado

 Es un buen invento, un disco con lector de tarjetas y sistema de descarga automático que además tiene wifi y un servidor de archivos SAMBA para conectarlo a tu tableta y poder intercambiar datos con ella. Además no precisa estar conectado a la corriente ya que tiene bateria con bastante autonomia.

Realmente es un sistema útil y muy cómodo. Los únicos inconvenientes que le pongo són:

  • Velocidad de descarga relativamente lenta, para tarjetas con capacidad superior a 32 Gb puedes necesitar varias horas.
  • Puedes quedarte sin batería a medio descargar una tarjeta, lo que no es problema si puedes dejarlo enchufado.
  • Saber si se ha descargado bien o mal la tarjeta es a veces complicado, al no poder ver lo que se ha descargado sin conectarlo a una tableta puede provocar que por descuido se pierdan fotografías. Nos ha pasado en mas de una ocasión y sienta de mal …..
  • A veces puede fallar, si, no sabes porqué pero puede que no arranque inmediatamente la descarga con lo que genera una cierta desconfianza y no estás seguro de si tus fotos están a salvo.
  • Solo sirve para las tarjetas SD, con lo que necesitas llevar recambios suficientes de tarjetas Compact Flash u otros formatos no compatibles.
Es un buen sistema, sería mejor si fuera completamente fiable, si descargara mas tipos de tarjetas y, porqué no, si tuviera una pantallita para poder revisar el contenido bajado de las tarjetas.

Raspberry con lector de tarjetas y disco duro

Lo vamos a probar este año. Este miniordenador de bolsillo tiene todo lo necesario para poder conectar a red ya sea por LAN o WIFI, puede conectarse por Bluetooth a dispositivos como teclado, ratón, altavoces a lleva 4 puertos USB, salida DVI y audio y se alimenta con un cargador USB estándar!

¿Que mas se puede pedir?

En casa lo he comprobado, puedo conectar el disco duro externo, el lector de tarjetas de múltiples formatos y puedo transferir archivos entre los dispositivos de forma rápida y segura.

La raspberry puedes montarla con pantalla táctil pero la caja que tengo para ello es muy poco estanca, de hecho creo que se llenaría de polvo a los 10 minutos de viaje, así que he optado por la caja estándar, mas cerrada y usar la tableta como pantalla mediante conexión por VNC … que también he probado y funciona a la perfección.

 

Ya os contaré a la vuelta de un viaje largo como se ha comportado el sistema 

Marta Espinalt
Viajera independiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.